jueves, febrero 22, 2007

BAHIA DE SYDNEY.
La noche cae sobre Sydney
El tren mueve el alma del Inmigrante
El músico de la Bahía entra en trance con su propia música
La música del desamor y la esperanza se encuentran
Los transeúntes miran y siguen
El aborigen y su dangeridoo * sonando como un quejido antiguo
La mirada de mi padre a través del mi propia mirada lejana
El refugiado y su mujer le sonríen a su bebe de 7 meses.
Los relatos de tantos sobrevivientes en mi cabeza.
El país que llevo dentro y el país que esta afuera.
Los voces de millones que llegaron y las voces de los millones que recuerdan a los que partieron
La canción de tierras lejanas.
Los mitos de mi tierra se entremezclan con los mitos de esta tierra
Mientras cae la noche mi alma transmigra en mis propios trances hipnoticos entre el ruido del tren
Y las lejanas siluetas de los barcos de la bahía de Sydney


Dangeridoo *=instrumento antiguo de los aborígenes australianos que consiste en un largo tubo de madera que hace sonidos guturales.

Félix Gómez

1 comentario:

  1. Anónimo8:11 a.m.

    Félix, que emotivo ese escrito. Denota mucho; qué esencia... Suenas como si hubieses estado solo. Aunque nombras a un refugiado y su mujer que sonrien al bebé...
    la canción extranjera dice mucho, será que es de un músico rastafari, porque de didgeridoo no creo, esa historia que esconde el sonido de la creación del mundo y la siembra de las estrellas que salieron en forma de termitas cuando el gran aborigen sopló una noche oscura contra el cielo...
    Bueno mi pana, tenemos tiempo sin hablar y creo que es bueno que nos sentemos unos pocos.
    Mándale muchos cariños a la empanadera y el más sincero respeto. CHUCHO

    ResponderEliminar