jueves, noviembre 13, 2008

EL PODER DE LA MUSICOTERAPIA.


UNA SESION DE MUSICA CAOTICA Y CREATIVA CON MUSICOS LOCOS.


Por Félix Gómez.

Tengo la suerte que me gano la vida en lo que me gusta, ha sido mi vellocino de oro en la vida y el mejor de los escapularios en muchas noches oscuras del viaje , actualmente trabajo entre grupos de inmigrante que necesitan apoyo emocional y personas con apoyo (hermosa manera como llamamos a seres humanos que enfrentas desafíos en su salud mental o sencillamente tiene una disabilidad) lo que mas me gusta es que no ando metido en el vientre opresivo de un consultorio “analizando” desde una arrogante posición de poder tipo terapeuta psicoanalítico , por ejemplo esta semana el grupo se reunió a las 9 como siempre e hicimos un circulo con las sillas o tal vez un mándala? cada quien tomo su instrumento y sin ser músicos hicimos la mejor música caótica y creativa que he podido escuchar en toda mi vida.Había allí chicos con síndrome de down, autismo, esquizofrenia, y de repente una ráfagas de creatividad se armo en medio del caos de los procesos generativos de cada quien consigo mismo, un estruendoso sonido con unas tamboras con John un gigante de ojos azules de casi dos metros que toca el tambor como el mas africano de los africanos en medio de su trance hipnótico, mientras Sam, tocaba unas pequeñas campanas, con las rítmicas liras al estilo de Hip Hop de Sandra ,le siguió al paso Joan de 54 anos cantando en su lengua madre el francés, al ritmo de una guitarra de Michael que transformaba cuyo sonido integraban bellamente con acordes simples todo la orquestación. Cada quien tocaba lo que quería y al mismo tiempo todo el sonido formo un solo ritmo, un solo pulso, al final de la sesión un silencio en medio de sonrisas y ronquidos tomo el grupo en una hermosa sesión en lo personal uno de las mejores sesiones creativas de música que haya asistido alguna vez.

1 comentario:

  1. Anónimo7:24 a.m.

    Amigo
    Que maravilla!!!! Que disfrute!!! Que bendicion!!!

    Tamara

    ResponderEliminar