martes, mayo 25, 2010

HISTORIAS DE MILTON ERICKSON

Un hombre rico se presentó ante él y le dijo: Soy alcohólico, y quiero dejar de serlo”
-”Bien”, contestó Erickson. A continuación le hizo una serie de preguntas sobre su situación, donde esta persona le dijo que era casado y que tenían una gran casa de campo en las afueras, al otro lado del desierto y a quince kilómetros de la civilización.
Un lugar encantador donde pasaban dos o tres semanas todos los veranos, pescando truchas de un arroyo que hay junto a la casa. Un lugar sin teléfono, con toda clase de comidas y bebidas donde podían ir desnudos gozando de la vida.
Erickson le dijo que en ese caso sería muy sencillo dejar su adicción al alcohol. Debían ir a esa casa con su esposa y con una amiga que se llevaría en el coche todas las botellas de alcohol y toda la ropa. Después ellos dos pasarían tres semanas de retiro pescando truchas y disfrutando de la vida sin alcohol…
Añadía Erickson que sabía que a él no le gustaría caminar quince kilómetros desnudo y atravesar el desierto para conseguir una botella de bebida…con lo que el éxito estaba asegurado.
En ese momento el cliente respondió: “Doctor, creo que cuando hablo de que quiero dejar de beber, no digo la verdad”
Naturalmente, no fue aceptado como paciente…
Mi voz irá contigo. Los cuentos didácticos de Milton H. Erickson

1 comentario:

  1. Anónimo9:21 a.m.

    muy interesante saludos desde peru

    ResponderEliminar